Google+ Followers

sábado, 29 de noviembre de 2014

Las 40 esposas del fundador de los mormones y otros "secretos" de la religión

Ni una, ni dos, ni tres. El fundador de la iglesia mormona Joseph Smith llegó a tener 40 esposas. En un ensayo publicado en su página web, la iglesia asegura que entre sus cónyuges hubo una niña de 14 años y también algunas mujeres que ya habían contraído matrimonio.

La iglesia mormona prohibió la poligamia en 1890 y ahora excomulga a quienes la practican. Anteriormente Smith había sido retratado como un hombre devoto y fiel a su primera esposa Emma. Sin embargo, esta no es la primera vez que la iglesia admite su poligamia..

Joseph Smith 



sábado, 15 de noviembre de 2014

Historia de los mandalas

Desde hace unas décadas los mandalas se han ido insertando en nuestra sociedad y poco a poco se han introducido en diferentes ambientes. Pero, realmente, ¿qué son los mandalas?.

Los mandalas provienen de oriente, concretamente de la milenaria India, y significa en sanscrito círculo o disco. Es muy usual verlos en la iconografía mística de este país, tanto en el contexto hinduista como en el budista. En la tradición hindú son usados como diagramas en meditación, ya que suelen representar un círculo que gira en torno a un centro, el de la conciencia que mantiene todo en equilibrio, como en el estado de meditación. Simbolizan el espacio sagrado interior, en el que el macrocosmos y el microcosmos se encuentran, son una representación de nuestra consciencia en diferentes grados de manifestación y realización. Los Yantras son la expresión más común en la India de estos dibujos caracterizados por figuras geométricas en la que triángulos, estrellas de seis puntas, cuadrados y otras formas geométricas se combinan en bellísimos diseños.





En la tradición budista se compone de otros elementos además de los geométricos, con figuras de distintos seres como budas o deidades, pero representan lo mismo en el sentido de la creación de un espacio sagrado que simbolice la mediación entre el mundo y el cosmos. Quizá el mandala más conocido sea el que se realiza en la ceremonia del Kalachakra en el  budismo tibetano, en la que un grupo de monjes y lamas realzan uno con arenas de colores. El fin de este ritual es el triunfo de la consciencia sobre el materialismo y la expansión de la Paz en el mundo. Como dato curioso los mandalas en la tradición budista tibetana suelen deshacerse una vez terminados, pues el objetivo era la realización misma, para que el ego no se quede con la gloria del mismo, se destruye como símbolo de la impermanencia de las formas.

Según arribaban a occidente las ideas y creencias orientales también lo hicieron los mandalas y su uso espiritual, tanto a través del Hinduismo como del Budismo Tibetano. Así, es frecuente encontrar en tiendas especializadas láminas con los Yantras o los Tankas tibetanos que incluyen algún mandala. Además, aunque los mandalas como tales eran desconocidos en occidente, no lo era su sentido y uso. Así podemos ver los laberintos y rosetones en las catedrales medievales, los petroglifos circulares en las sociedades primitivas o los círculos mágicos en las tradiciones mágico-cabalísticas. Todos estos elementos guardan una estrecha relación con el uso que se les daba en oriente. Vemos así, como decía el  analista suizo C. Gustav Jung, que los  mandalas son una manifestación de la consciencia personal en comunicación con el inconsciente colectivo, así como de un elemento simbólico que ayudaba en el proceso de integración interna o individuación.

Desde finales de los sesenta y sobre todo en la década de los setenta del siglo pasado comenzaron a crearse mandalas de manera libre, sobre todo en el ambiente hippie donde se dio rienda suelta a la creatividad individual como forma de luchar contra las imposiciones sociales de uniformidad. Pasados los años su uso se fue enfocando en el aspecto artístico, muchos artistas de la llamada Nueva Era hacían mandalas a su manera, de forma libre, aunque cada vez tenían menos parecido con los originales traídos de oriente.

Pero el espíritu occidental suele buscar el sentido práctico a las cosas y no se tardó mucho en darles uso como herramienta pedagógica, primero entre niños, para desarrollar su creatividad y espontaneidad, y luego con adultos con fines similares. Lo cierto es que las aplicaciones y descubrimientos en este sentido no han dejado de dar frutos ya que en el ámbito pedagógico se ha visto como los mandalas son útiles para trabajar con niños introvertidos y extrovertidos y equilibrar sus temperamentos. Igualmente con los que tienen déficit de atención, hiperactividad, falta de concentración, etc., pues la realización de mandalas ayuda a mejorar la concentración, la consecución de tareas, o la expresión de las emociones. No es nuevo el uso del dibujo y otras expresiones artísticas en el trabajo pedagógico y terapéutico con menores, pero los mandalas aportan estos nuevos elementos que les ayudan ante distintos problemas.

En relación a los mismos beneficios se usan también con gente mayor, así dan muy buenos resultados en problemas de deterioro cognitivo, pérdida de memoria o alzhéimer. Además de dar una oportunidad de expresión artística a personas que nunca tuvieron la ocasión de hacerlo, pues hay que recordar que el arte está íntimamente ligado a las emociones. 




Un mandala es básicamente un círculo, es la forma perfecta, y por ello nos representa el símbolo del cosmos y de la eternidad. Nos representa la creación, el mundo, el Dios, el ser humano, la vida. Podríamos decir que todo en nuestra vida posee las formas del círculo. Desde el universo (el sol, la luna, los planetas) hasta el esquema de toda nuestra naturaleza, los árboles, las flores, entre otros, todos siguen una línea circular. ¿Y que decir del átomo o la célula?. Todo lo que nos rodea tiene la forma de círculo. Que al mismo tiempo nos representan los ciclos infinitos de la vida. Y si observamos nuestro cuerpo, nos daremos cuenta que todas nuestras formas son redondeadas, esto nos recuerda que somos sistemas dentro de sistemas, pertenecemos al Absoluto y el Absoluto está en nosotros.


domingo, 9 de noviembre de 2014

El Index Librorum Prohibitorum

Desde 1564 a 1966 la Iglesia Católica mantuvo un listado de libros prohibidos y estableció unas normas para regular su censura. El Index Librorum Prohibitorum fue editado en más de cuarenta ocasiones a cargo de la Sacra Congregatio Indicis, la institución creada por la Iglesia para la revisión de las publicaciones escritas.

Tras el Concilio de Trento, el Papa Pío IV decidió instaurar este sistema que afianzaba la censura previa de toda publicación en el ámbito de la cristiandad que ya había puesto en marcha León X en 1515. Si bien en un principio esta medida iba relacionada directamente con el auge del protestantismo, pronto la lista fue engrosándose con aquellos que eran considerados obscenos o contrarios a las enseñanzas de la Biblia. En España sería la Inquisición Española la que prepararía el listado correspondiente.


La censura previa llevaba tanto a la prohibición completa como al expurgo, es decir, algunas obras podían ser publicada si se eliminaban o cambiaban algunos aspectos conflictivos. A lo largo de la historia de este Index Librorum Prohibitorum se silenciaron autores como Rabelais, Descartes, Hobbes, Diderot o Balzac, de los que se prohibió toda su obra.

Aunque este listado e instituciones puedan parecer del todo medievales o de tiempos más oscuros, lo cierto es que bien entrados el siglo XIX o el XX se siguió persiguiendo a varios autores, aunque el poder e influencia de la Iglesia ya no era el mismo que en el siglo XVI. Llama la atención encontrar en este listado a grandes de la literatura como Zola, André Gide o Jean-Paul Sartre, uno de los últimos en ser añadido al Index en 1959.

La Sagrada Congregación del Índice fue disuelta en 1917 por Pío X, pasando a asumir sus funciones la Congregación del Santo Oficio, hoy en día Congregación para la Doctrina de la Fe, nuevos nombres para denominar a la vieja Inquisición Romana. Este apartado de la Iglesia mantuvo viva la llama de la censura hasta 1966, momento en el que se decidió abandonar una tarea que, visto lo visto, se antojaba ya hercúlea por el número de publicaciones que se editaban al año. Hoy en día, el Index sigue siendo utilizado como una referencia moral por la Iglesia Católica, pero ya no contempla implicaciones de castigo religioso por su publicación o lectura.

viernes, 7 de noviembre de 2014

La Meditación en las diferentes religiones

En este artículo vamos a ver ejemplos de seres que han utilizado la meditación  en diferentes doctrinas y zonas del mundo para darnos cuenta que el objetivo es el mismo, llegar al entendimiento y a la iluminación.

“Buda antes de la iluminación era un común mortal y nosotros, los mortales comunes, seremos Budas cuando nuestros ojos mentales se abran a la iluminación”, son palabras de Patanjali.

La meditación la define Patanjali (uno de los maestros de Yoga más importantes de todos los tiempos) como “el mantenimiento prolongado de la conciencia perceptora en cierta región.”

Muchos hemos escuchado nombrar a personajes como Buda, Cristo, Aristóteles, Platón, Pitágoras, Confucio, etc. los que han llegado al “gran conocimiento”.  Esto lo han logrado por haber coordinado correctamente el cerebro, la mente y el alma.

Según doctrinas esotéricas y ocultistas en la actual etapa de desarrollo de la humanidad son las emociones las que más rigen nuestras vidas, “sentimos más que pensamos”; en este aspecto, el hombre está penetrando más, para dar paso al mayor desarrollo del tercer factor: la Mente (el primer factor es el cuerpo físico, el segundo las emociones). Y aunque diversas escuelas de pensamiento tienen opiniones diferentes, todas coinciden en que existe algo llamado “Mente”...




martes, 4 de noviembre de 2014

La raza aria, el espítitu herbóreo y la espiritualidad

La espiritualidad hiperbórea se plasma sobre la raza aria biológica. Esta espiritualidad hiperbórea expresada por la raza aria se caracteriza por el dominio de uno mismo en la virtud, el autodominio, el sentido de honor y justicia, la tendencia hacia la verticalidad y el orden, el respeto a la naturaleza y a los árboles ancestrales, así como también el trabajo sobre la naturaleza para poder construir un hogar, una Patria limpia y saludable donde desarrollar la raza con dignidad. El ario trabaja la Fuerza y fortalece el músculo para ser firme y digno y extender la salud física, la vida saludable... También trabaja la mente y la inteligencia para obrar sobre la naturaleza y transformarla y así crea “paraísos” sobre la tierra donde la ley de la muerte del mundo es vencida y subyugada...



Contrariamente a los cultos de adoración que buscan el favor de los demonios como el vudú y otras deidades como Jehová, la espiritualidad hiperbórea no busca ni ejerce violencia gratuita contra ningún ser sino tan sólo la necesaria para el desarrollo y la salvaguarda de su estirpe.

Como tal, la raza aria “humana” desarrolla de forma natural una espiritualidad hiperbórea. El judío se infiltró en el mundo ario desdibujándolo y cubriéndolo mediante la inmundicia judeocristiana: el Vaticano, la “Iglesia de Roma”, el “catolicismo”.

En sí misma, la raza aria es un ser animal -y por lo tanto caído o encarnado en este mundo de muerte- que recoge en su naturaleza biológica el reflejo de una luz espiritual que alumbra toda su estirpe de forma natural y que, desarrollado sobre la arquitectura de los edificios, es el mismo espíritu que recoge para luego transmitir y manifestar la catedral gótica. El gótico se desarrolló en Europa cuando los pueblos nórdicos fueron “integrados” o pervertidos por el judeocristianismo... pero en sus catedrales de líneas estilizadas, limpias y nórdicas encontramos un conocimiento y toda una ciencia hiperbórea mágica. (Para quien esté interesado sobre el espíritu del arte gótico recomiendo leer Alfred Rosenberg: “El Mito del Siglo XX”, Capítulo III.2 –Arquitectura griega y gótica)

Este elemento hiperbóreo manifestado en la constitución anímico biológico humana de la raza aria es debido a la incidencia del Sol Negro espiritual. Es por ello que sólo la raza aria puede comprender y vivir el mito hiperbóreo y nunca las otras razas que jamás podrán comprenderlo, pues ellas no reflejan esa luz. Aún así, la raza aria ha de reconocerse en el espíritu hiperbóreo y reivindicarlo si no quiere seguir los pasos de la muerte y la esclavitud en las que se hallan sometidas las “razas” del mundo de Mordor.

Si actualmente vemos desaparecer la raza aria de sobre la faz de la tierra es porque la descomposición y los agónicos estertores de este mundo invertido impiden que brille la luz del Sol Negro. Pero es precisamente en estos momentos cuando nosotros debemos sostener el mito y revivirlo, mantener encendida la llama de la Libertad y del espíritu, para que los que son de los nuestros comprendan que seguimos aquí y que no estamos solos ni equivocados.

Como una catedral gótica que permite la incidencia y la cristalización del espíritu hiperbóreo, así el ario ha de purificarse y fortalecerse para poder transmitir y llegar a vivir plenamente el mito y desarrollarlo. Sólo así podremos empezar a ser seres espirituales, cuando comprendamos la importancia del mito, el mágico mundo de los héroes y el ideal Superior. Por otra parte, cada pecado, cada vicio, cada debilidad y cada miseria humana queda marcada sobre el ser físico de forma indeleble... siendo el germen futuro de la putrefacción racial.

Como tal, nosotros podemos entender que somos, o aspiramos a ser, reflejo del espíritu hiperbóreo para rescatarlo de la miseria y de los atributos de un mundo de muerte al que el verdadero ario, como reflejo del Sol Negro, es totalmente ajeno.

Y es esto lo que lleva a Wotan a crucificarse en el Árbol del Espanto cuando, llevado por el espíritu Libre de los arios, somete a su naturaleza biológica humana a la muerte mágica. En ello descubre las runas, que en sí mismas son el árbol de la vida, como el árbol es el cuerpo del hombre.
La runa hagal es la totalidad del árbol: las raíces que se hunden profundas en la tierra y las ramas que ascienden hacia el cielo.
La esvástica es la runa del movimiento desde el punto fijo y la centralidad (puede ser sinestrógira o dextrógira según el sentido de su movimiento).
Y así todas las runas representan direcciones y estados transmitidos a través del conocimiento de las leyes de la naturaleza, de los árboles y del hombre.

En este proceso, el mago guerrero ha de subyugar a su propio ser animal, cuya Fuerza se manifiesta principalmente por el poder del sexo y la energía sexual. En un principio esta Fuerza se halla desbocada y tiende hacia el caos caprichoso, pero el trabajo sobre uno mismo ha de conseguir dominarla. Si sabes cómo retener esta Fuerza impidiendo que su poder se pierda gratuitamente en el sexo animal, conseguirás desarrollar una Voluntad de acero e inquebrantable. Pero para ello, para poder operar así has de haber madurado como iniciado, has de haber aprendido a templar el nervio y a dominar a tu propia naturaleza animal hasta alcanzar un alto grado de autodominio. De otra forma no tendrías ninguna posibilidad de dominar al tigre (o al dragón).

Finalmente, en el secreto, la valkiria espiritual entrega al héroe el fruto de la inmortalidad, liberándolo de los atributos del alma y del mundo de muerte de la materia y accediendo al estado divino del Walhala.

sábado, 1 de noviembre de 2014

El atlas: La Harmonía Macrocósmica

La Harmonia Macrocosmica es un atlas estelar escritas por Andreas Cellarius y publicado en 1660 por Johannes Janssonius . La primera parte del atlas contiene grabados de placa de cobre que representan los sistemas mundiales de Claudio Ptolomeo, Nicolás Copérnico y Tycho Brahe . Al final son los mapas estelares de los clásicos y cristianos y las constelaciones, éstas últimos introducidos por Julio Schiller en su Coelum stellatum christianum de 1627. Debido a que el atlas también contenía placas de apoyo a la visión popular de entonces de la Iglesia Católica, el libro no fue colocado en el Index Librorum Prohibitorum .




En el prólogo de su Chronologica , Gerard Mercator declaró la intención de publicar un atlas que abarcaría todo lo de la entonces conocida cosmos, la geografía y la historia de la tierra. Durante su vida, Mercator publicó cinco volúmenes de su atlas, el último siendo publicado por su hijo Rumold . Después de la muerte de Mercator, cartógrafo de Amsterdam Johannes Janssonius hizo cargo del proyecto. Él y su compañero-cartógrafo Hendricus Hondius publicó su Atlas Novus en 1636, que contó con más de 320 mapas en cuatro idiomas. En 1660, Andreas Cel ' Harmonia Macrocosmica se publicó como el séptimo volumen del proyecto. Con la adición final de un volumen que describe las ciudades del mundo a partir de 1657, el proyecto fue finalmente completado.

De los varios grabadores y autores que trabajaron en las placas de los atlas, sólo dos han firmado su trabajo. El frontispicio del atlas fue creado por Frederik Hendrik van den Hove y otras diez placas fueron grabadas por Johannes van Loon. Por otra parte, todos los diseños de las constelaciones clásicas se tomaron de las creadas por Jan Pieterszoon Saenredam .