Google+ Followers

domingo, 28 de diciembre de 2014

La historia de la esvástica y sus 12.000 años de antigüedad

La esvástica, un símbolo utilizado por uno de los hombres más odiados en la Tierra, representa la masacre de millones de personas y una de las guerras más destructivas en la Tierra. Pero Adolfo Hitler no fue el primero en utilizarlo, de hecho, fue usado como un poderoso símbolo por miles de años antes de él, a través de muchas culturas y continentes...



martes, 23 de diciembre de 2014

La verdadera historia de Drácula

Se advierte a los lectores que lo que sigue son hechos reales tomados de la historia y por la crudeza y la crueldad de estas acciones no debería ser leído por personas sensibles. Yo mismo al leer su historia y escribir este relato se me pone la piel de gallina de la impresión que me ha producido, todavía siento espanto, no salgo de mi asombro de pensar que existió una persona que pudiera a sangre fría hacer todas estas cosas.

Su verdadero nombre era Vlad Tepes III, (1428-1476), nació en la ciudad de Sighisoara, situada en la provincia de Transilvania, actual Rumania en el año de 1428 y murió asesinado en el año de 1476, a los 48 años de edad en las cercanías de Bucarest, donde fue decapitado...


.
Aun se conserva la casa donde nació y en Bucarest hay un documento que da fe del nacimiento de este personaje. Se conserva en buen estado también el castillo donde vivió, el que todavía posee un aire de misterio, con algunas habitaciones hechas dentro de la piedra que rodea el lugar, mobiliario original usado por Vlad y con escaleras en espiral que no conducen a ninguna parte.

Fue hijo del cruel Vlad Dracul, príncipe de Valaquia, llamado "El Diablo" y de donde viene el apodo de Drácula, que significa hijo de Drácul, es decir, "Hijo del Diablo".

Pronto el hijo superaría con creces las espantosas atrocidades de su padre. Decir que era empalador referido a que atravesaba a muchas de sus victimas por el ano o vagina, (los mas afortunados eran clavados por la espalda o por el abdomen) con un largísimo palo sin punta, ya que esto aseguraba el mayor dolor, el cual salía por la boca o por el hombro y luego clavaba ese palo en el suelo en forma horizontal aún con la victima arriba y viva, para que por efecto del peso la persona fuera cayendo lentamente y enterrándose cada vez mas el palo en su cuerpo...

sábado, 20 de diciembre de 2014

Se demuestra como los pensamientos pueden causar cambios moleculares específicos en el genoma

Crece la evidencia de que el entrenamiento de la mente o la inducción a ciertos estados de conciencia pueden tener efectos positivos para la salud, los investigadores han tratado de entender cómo estas prácticas afectan físicamente al cuerpo. Un estudio realizado hace cerca de un año por investigadores de Wisconsin, España, y Francia proporciona la primera evidencia de los cambios moleculares específicos en el cuerpo después de un período de práctica intensiva de atención plena.

El estudio investigó los efectos de un día de práctica intensiva de la atención en un grupo de meditadores experimentados, en comparación con un grupo de sujetos no entrenados. Después de ocho horas de práctica de la atención,los meditadores mostraron una gama de diferencias genéticas y moleculares, incluyendo los niveles alterados de la maquinaria de regulación génica y los niveles reducidos de genes pro-inflamatorias, que a su vez se correlacionaban con una recuperación física más rápida de una situación estresante.

"Hasta donde llega nuestro conocimiento, este es el primer documento que muestra alteraciones rápidas en la expresión génica en temas relacionados con la práctica de la meditación consciente", dice el autor del estudio Richard J. Davidson, fundador del Centro para la Investigación de las Mentes Saludables y William James y Vilas profesor de Psicología y Psiquiatría de la Universidad de Wisconsin-Madison.

"Lo más interesante, es que se observaron los cambios en los genes que son los objetivos actuales de los fármacos analgésicos anti-inflamatorios",-dice Perla Kaliman, primer autor del artículo e investigador en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, ​​España (IIBB-CSIC-IDIBAPS), donde se llevaron a cabo los análisis moleculares. El estudio fue publicado en el Diario Psychoneuroendocrinology.

Entrenamientos basados ​​en la conciencia han demostrado efectos beneficiosos en los trastornos inflamatorios en los estudios clínicos anteriores y están avalados por la Asociación Americana del Corazón como una intervención preventiva. Los nuevos resultados proporcionan un posible mecanismo biológico para efectos terapéuticos.




Actividad del genoma puede cambiar de acuerdo a la percepción


Según el Dr. Bruce Lipton, la actividad del gen puede cambiar sobre una base diaria. Si la percepción en la mente se refleja en la química de su cuerpo, y si su sistema nervioso lee e interpreta el medio ambiente y luego controla la química de la sangre, entonces usted puede literalmente cambiar el destino de las células mediante la alteración de sus pensamientos.

De hecho, la investigación del Dr. Lipton ilustra que al cambiar tu percepción, tu mente puede alterar la actividad de los genes y crear más de treinta mil variaciones de los productos de cada gen . Él da más detalles al decir que los programas de genes están contenidos en el núcleo de la célula, y se puede volver a escribir esos programas genéticos a través de cambiar la química de su sangre.

En los términos más simples, esto significa que tenemos que cambiar nuestra forma de pensar si vamos a curar el cáncer. "La función de la mente es crear coherencia entre nuestras creencias y la realidad que experimentamos," dijo el Dr. Lipton.

"Lo que esto significa es que tu mente se ajustará a la biología y el comportamiento del cuerpo para encajar con sus creencias. Si te han dicho que te vas a morir en seis meses y tu mente lo cree, lo más probable es morir en seis meses. Eso se llama el efecto “nocebo”, el resultado de un pensamiento negativo, que es lo contrario del efecto placebo, donde la curación es mediada por un pensamiento positivo"-añade Lipton-

Que los puntos dinámicos responden a un sistema de tres partes: está la parte de ti que jura que no quiere morir (la mente consciente), inventada por la parte que cree usted (el pronóstico del médico mediada por la mente subconsciente), que a continuación, pone en marcha la reacción química (mediada por la química del cerebro) para asegurarse de que el cuerpo se ajusta a la creencia dominante. (La neurociencia ha reconocido que el subconsciente controla el 95 por ciento de nuestra vida.)

Ahora ¿qué pasa con la parte que no quiere morir, la mente consciente? ¿No está afectando la química del cuerpo, así? El Dr. Lipton dijo que todo se reduce a cómo la mente subconsciente, que contiene nuestras creencias más profundas, se ha programado. Son estas creencias en última instancia, el voto decisivo.

"Es una situación compleja", dijo el Dr. Lipton. Las personas han sido programadas para creer que son víctimas y que no tienen ningún control. Estamos programados desde el principio con creencias de nuestra madre y del padre. Así, por ejemplo, cuando enfermamos, nuestros padres nos dijeron que teníamos que ir al médico porque el médico es la autoridad en relación con nuestra salud. Todos nos dieron el mensaje a lo largo de la infancia que los médicos eran la autoridad en materia de salud y de que éramos víctimas de las fuerzas corporales más allá de nuestra capacidad de controlar. La paradoja, sin embargo, es que la gente a menudo mejora mientras acude a visitar al médico. Es entonces cuando la capacidad innata para la auto-curación entra en acción, otro ejemplo del efecto placebo.

La práctica de la atención plena afecta específicamente las vías de regulación


Los resultados del estudio de Davidson muestran una baja regulación de los genes que han sido implicados en la inflamación. Los genes afectados incluyen los genes pro-inflamatorios RIPK2 y COX2, así como (HDAC) genes de histona desacetilasa varios, que regulan la actividad de otros genes epigenetically mediante la eliminación de un tipo de etiqueta química. Es más, la medida en que algunos de esos genes se auto-regularon se asoció con la recuperación de cortisol más rápido en una prueba de estrés social que implica un discurso improvisado y tareas que requieren cálculos mentales realizados delante de una cámara de vídeo.

Los biólogos han sospechado durante años que una especie de herencia epigenética ocurre a nivel celular . Los diferentes tipos de células de nuestro cuerpo son un ejemplo. Células de la piel y las células del cerebro tienen diferentes formas y funciones, a pesar de tener exactamente el mismo ADN. Debe haber mecanismos distintos de ADN que hacen que las células de la piel sean células de la piel cuando se dividen.

"Nuestros genes son muy dinámicos en su expresión y estos resultados sugieren que la tranquilidad de nuestra mente puede realmente tener una influencia potencial en su expresión", -dice Davidson-.

"La regulación de la HDAC y las vías inflamatorias pueden representar algunos de los mecanismos que subyacen en el potencial terapéutico de las intervenciones basadas en mindfulness", -según Kalimán-. "Nuestros resultados establecen las bases para futuros estudios para evaluar más a fondo las estrategias de meditación para el tratamiento de las enfermedades inflamatorias crónicas."


Creencias subconscientes son clave


Demasiados pensadores positivos saben que pensar buenos pensamientos y recitar afirmaciones durante horas como prometen los libros es indiferente en cuanto a lograr los resultados deseados. El Dr. Lipton no discutió este punto, porque los pensamientos positivos vienen de la mente consciente, mientras que los pensamientos negativos son generalmente contradictorias programados en la más poderosa mente subconsciente.

"El principal problema es que las personas son conscientes de sus creencias y comportamientos conscientes, pero no de las creencias y los comportamientos subconscientes. La mayoría de la gente ni siquiera reconoce que su mente subconsciente está en juego, cuando el hecho es que la mente subconsciente es un millón de veces más poderosa que la mente consciente y opera del 95 al 99 por ciento de nuestras vidas a partir de los programas subconscientes.

"Sus creencias subconscientes están trabajando ya sea para usted o contra usted, pero la verdad es que no se está controlando su vida, porque su mente subconsciente sustituye cualquier control consciente. Así que cuando usted está tratando de recuperarse de un nivel citando afirmaciones y diciéndose a si mismo que está sano, puede haber un programa subconsciente invisible que te está saboteando".

El poder de la mente subconsciente se revela con elegancia en las personas que expresan múltiples personalidades. Mientras ocupa la mentalidad de una personalidad, el individuo puede ser muy alérgico a las fresas. Luego, en la experiencia de la mentalidad de otra personalidad, él o ella se las come sin consecuencias.

La nueva ciencia de la epigenética promete que cada persona en el planeta tiene la oportunidad de convertirse en lo que realmente es , con un poder inimaginable y la capacidad de operar a partir de ahí yendo a por las más altas posibilidades, incluyendo la curación de nuestros cuerpos, de nuestra cultura y tener una vida en paz.

Por Michael Forrester Consejero espiritual y orador motivacional para empresas en Japón, Canadá y Estados Unidos.
Artículo en inglés: PreventDisease.com

jueves, 18 de diciembre de 2014

El veneno en la historia

Hace poco más de ocho años del asesinato del ex agente del KGB Alexander V. Litvinenko, la causa de su muerte: envenenamiento por polonio, una sustancia obtenida en un reactor nuclear tras bombardear con electrones otros elementos. A lo largo de la Historia se han utilizado otras sustancias mucho menos sofisticadas pero con un objetivo común: eliminar a una persona...




“Bocca di Leone” usada para denuncias secretas. Palacio Ducal de Venecia, Italia. La traducción del texto: “denuncias secretas contra todo el que quiera ocultar favores y servicios o se coluden para ocultar el verdadero ingreso de ellos”.

El origen:

Hay que retroceder a la Edad Antigua para encontrar los primeros venenos, utilizados como herramienta de caza para acelerar y asegurar la muerte del animal. Los registros egipcios que se tienen se fechan en el año 300 a. C., aunque se cree que el faraón Menes de la Dinastía I ya los conocía. Usaban sustancias procedentes de plantas como la belladona, la cicuta, las adelfas y el ricino, pero ya tenían conocimientos del cobre, plomo, opio, antimonio y la mandrágora. Los sacerdotes que participaban en la momificación encendían antorchas empapadas con cianuro para envenenar el aire de la habitación antes de sellarla y así evitar que entraran a profanarla. Sumerios, griegos, romanos y chinos emplearon arsénico, y muestra de ello lo encontramos en la biblioteca del palacio de Asurbanipal en Nínive, donde se describe su uso.

Sócrates fue obligado a ingerir cicuta tras ser acusado de corromper a la juventud y serán los propios griegos los primeros en utilizar la palabra “tóxico”. Muchas de estas sustancias han tenido un uso medicinal e incluso cosmético, utilizando el propio Hipócrates sulfuro de arsénico para curar úlceras. Ya en la Edad Media, la alquimia lo utilizó para elaborar una píldora de la inmortalidad (que obviamente no encontraron) y para convertir los elementos en oro (empresa que tampoco tuvo mucho éxito, lástima).

En la Antigua Roma:

Plinio el Joven llegó a describir más de 7.000 venenos y durante el Imperio romano su uso se extendió de tal manera que se convirtió en una obsesión entre las clases dirigentes, quienes contaban con la figura del praegustator, encargado de probar la comida de los señores. No solo eso sino que entre las mujeres que querían eliminar a sus maridos les untaban el pene con un lubricante de aceite y estramonio con la excusa de aumentar el placer sexual. Claro está que, no solo no aumentaban su potencia sexual sino que comenzaban a quedar aturdidos, presentando alucinaciones hasta que morían. Nerón tenía contratado un envenenador personal para ayudarle a eliminar a sus víctimas, entre ellas muchos parientes suyos, teniendo en el cianuro su veneno preferido. Incluso mandó morir a Séneca, su tutor y consejero, ingiriendo cicuta. Este, además de ejecutar la orden del Emperador se cortó las venas para acelerar su muerte. El predecesor de Nerón, el emperador Claudio, tenía debilidad por las setas y supuestamente fue envenenado con un tipo de hierba u hongo, quizás una amanita phalloide, siendo Agripinila la principal sospechosa de su muerte, aunque existe mucha controversia en ello al igual que en las defunciones de Domiciano y Caracalla, otras posibles víctimas ilustres de envenenamientos.

En el Renacimiento:

La búsqueda del veneno ideal, el “arma del cobarde” como se le conocía históricamente, siempre ha perseguido dos máximas: ser letal y no dejar huella. Los árabes son los que se acercarían más en dicho propósito al elaborar el arsénico inodoro y transparente, la panacea de los venenos hasta entonces. Será durante la Edad Media cuando aparecerán vendedores de pociones y venenos creándose una especie de paranoia a ser asesinado con este método y usándose todo tipo de amuletos para debilitar su maléfico efecto o vendiendo curas mágicas por parte de los médicos. A mediados del siglo XV se creó en Venecia el “Consejo de los Diez”, algo así como una organización policial que disponía de un baremo de precios para el envenenamiento de “indeseables” y cuyo valor dependía de la clase social y la dificultad para acceder a ellos.

Es en el Renacimiento cuando puede hablarse del “arte de envenenar” siendo maestros indiscutibles los Borgia, que utilizaron una poción, La Cantarella, inspirada parece ser en el arsénico y conocida así por los gritos y convulsiones que provocaba en la fase final del envenenamiento. Se cometieron tantos envenenamientos que casi se podía hablar de epidemia, creándose incluso escuelas donde aprender la técnica para ser un buen envenenador. Entre ellos destaca Teofanía d´Adamo (La Toffana) alumna aventajada al atribuírsele más de 600 asesinatos por encargo durante el siglo XVII, entre ellos dos Papas. Se marcó tendencia creando un nuevo mercado rodeando al arsénico: el de las mujeres que querían “librarse” de sus maridos.

De Italia pasaría a Francia donde el 80% de los envenenamientos se producirían también por arsénico, creándose una especie de tribunal especial para esta causa. Se estima que en 1570 habrían en París unas 30.000 personas que usaban o tenían algún tipo de conexión con los venenos. Aunque es difícil de confirmar, se piensa que Enriqueta de Inglaterra y el duque de Saboya murieron envenenados al igual que Napoleón, aunque los elevados niveles de arsénico encontrados en los cabellos del Emperador eran altos desde niño desmontando así la hipótesis. En España, María Luisa de Orleans, esposa de Carlos II, fue asesinada con su buena dosis de veneno, y el sobrino nieto del rey, el príncipe Jose Fernando de Baviera, sucesor de su corona, murió a los seis años de manera súbita y sospechosa.

Encontramos otros casos sospechosos en la muerte de Mozart, pero las últimas investigaciones parecen descartar que muriera envenenado y mucho menos por Salieri. Otros ilustres personajes (algunos más contemporáneos a nosotros) sobre los que planea la sospecha son: Rasputín, Lenin, Marilyn Monroe,  Yúshenko…

En el siglo XX: 

En la Primera Guerra Mundial apareció el gas mostaza, introducido por los alemanes en el año 1917. Las consecuencias de su exposición por inhalación o por el contacto con la piel producían unas ampollas tan terribles y profundas que incluso podían llegar al hueso.

El uso del arsénico decae a partir de 1836, fecha en que James Marsh descubre un método para su detección. En la actualidad disponemos de medios para detectar en el cuerpo cualquier veneno, aunque los que dejan más rastro son los metales pesados como el antimonio, el talio y el arsénico. El problema que se encuentra la ciencia forense es el hecho de que los neurotóxicos son volátiles y cualquier alcaloide de síntesis en 24 horas desparece del organismo.

Efectos en el organismo: 

El veneno más usado a lo largo de la historia ha sido el arsénico junto con el plomo y el mercurio, y aunque ya insinué los efectos que producen el antimonio y el arsénico permitidme añadir algún dato más de otros dos tóxicos:

Las semillas del ricino (higuera del diablo) se conocen con el nombre de ricina y es uno de los venenos más peligrosos que se conocen. Originario de África, está muy difundido en otras zonas templadas e incluso en América. Es mortal, basta un milígramo de ricina para producir la muerte, y muy difícil de detectar. Su toxina hace que la sangre se espese produciendo vómitos, diarreas y dolor abdominal a las pocas horas de ingerirlo.
La aconitina es otra sustancia que adquirió importancia tras su estudio por Grigori Mairanovski, conocido también como el Profesor veneno o el Menguele ruso. Se encuentra sobre todo en la raíz de las plantas Aconitum siendo la administración vía digestiva la más utilizada. La ingesta de un milígramo provoca que la persona tenga la sensación de que su cabeza aumenta de tamaño desproporcionadamente propagándose al resto de su cuerpo, además de tener náuseas, vértigo, calambres. Con dos milígramos se añade una arritmia cardíaca que provoca finalmente la muerte estando la víctima en todo momento consciente de ello.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Un estudio revela por qué aparecieron las religiones

El aumento del nivel de vida en las mayores civilizaciones de Eurasia entre los años 500 y 300 antes de Cristo favoreció el surgimiento de las religiones moralizantes, revela un estudio de los científicos de la Escuela Normal Superior de París. La hipótesis se sostiene en un modelo estadístico basado en la historia y la psicología humana.

En su estudio publicado en la revista 'Current Biology', los científicos franceses trataron de contestar a la pregunta de por qué distintas religiones moralizantes emergieron casi simultáneamente en diferentes civilizaciones.

Aproximadamente entre los años 500 y 300 antes de Cristo, en tres regiones distintas de Eurasia aparecieron tradiciones religiosas muy similares con un énfasis sin precedentes en la autodisciplina, el ascetismo y las doctrinas moralizantes. Se trata del budismo, el jainismo, el brahmanismo, el taoísmo, el judaísmo del Segundo Templo y el estoicismo, con ramificaciones posteriores como el cristianismo, el maniqueísmo y el islam.




Su modelo de "obtención de energía" reveló una significativa transición hacia las doctrinas moralizantes cuando las personas empezaron a consumir 2.000 kilocalorías al día. Este nivel de prosperidad sugiere que la sociedad, en general, tenía las necesidades básicas cubiertas, ya que disponía de abundante alimento y viviendas tanto para el presente como para el futuro próximo.

"Esto nos parece muy elemental actualmente, pero esa tranquilidad era algo absolutamente nuevo en ese momento", explica uno de los autores del estudio, Nicolas Baumard.

"Los humanos que vivían en sociedades tribales o incluso en imperios arcaicos frecuentemente sufrían hambre y enfermedades y sus casas eran muy rudimentarias. Por el contrario, el intenso aumento de la población y del nivel de urbanización en la era axial [del 800 a. de C. al 200 a. de C] sugiere que, para determinadas personas, la vida empezó a mejorar muchísimo", lo que les llevó a "la idea de que la existencia humana tiene un propósito, diferente del éxito material, que se halla en una existencia moral y el control de los propios deseos materiales, a través de la moderación (en la comida, el sexo, la ambición, etc.), el ascetismo y la compasión", concluye.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Economía Budista: una aproximación espiritual a los asuntos económicos

Los fundamentos filosóficos que caracterizan la economía budista suponen una crítica frontal al modelo de economía moderna occidental. Ideas tan extendidas como “el crecimiento es bueno” o “más es mejor” son descartadas claramente por insostenibles.

La economía budista tiene en cuenta las necesidades humanas y sus limitaciones, proponiendo un control sobre el ansia de querer siempre más. La finalidad es alcanzar un verdadero desarrollo del ser humano en todas sus dimensiones, como ser individual cuya acción va mucho más allá del mero consumo, que actúa en comunidad y se hace responsable de su entorno.



El primer economista que propuso crear una economía basada en los fundamentos budistas fue Ernest F. Schumacher en el año 1956, que publicó sus ensayos en su obra “Lo pequeño es hermoso”. Schumacher fue a Birmania como miembro del consejo de carbón británico para aconsejar al país en la adopción de un crecimiento al estilo oriental. Tras pasar un tiempo sumergido en las costumbres del país, y entender sus máximas, se dio cuenta de que la economía occidental podría incorporar ideas del budismo para promover un crecimiento más sostenible y respetuoso con la naturaleza, que a la vez pudiese brindar al ser humano el completo desarrollo de sus facultades.

Antes de que rechacen a la economía budista por considerarla un simple sueño nostálgico, quizás aceptarían considerar si es que el camino del desarrollo económico descrito por la economía moderna puede conducirles a los lugares donde ellos realmente desean estar” E. F. Schumacher

El interés individual, el sufrimiento y los deseos


La economía occidental se centra en el interés individual. En cambio la economía budista desafía este concepto con la idea de la inexistencia de un ego permanente. Esto quiere decir que todo lo que uno percibe con sus sentidos trasmite una falsa idea de un “yo” inherente y real. Esto deriva inevitablemente en que se desarrolle una idea de “lo mío”, siendo esta la base del comportamiento egoísta.

El egoísmo no se considera producto de la maldad sino que es un error consecuencia del desconocimiento de la esencia real de las cosas. Es por esto que el ser humano tiene que desapegarse de este sentimiento. La economía basada en el interés personal y con un enfoque oportunista y materialista está condenada al fracaso. En contrapunto proponen promover la generosidad, ya que el ser humano es un actor cooperador motivado por mejorar su entorno. Los individuos y colectividades que cooperan sobreviven, prosperan y funcionan.

El segundo factor que diferencia ambos conceptos es la búsqueda de maximización de beneficios, mientras que la budista enfatiza la importancia de minimizar el sufrimiento. La manera de minimizar el sufrimiento es promoviendo la simplificación de los deseos, de manera que se calme el ansia consumista y materialista y la frustración que conlleva el querer siempre más y lo mejor. Una vez las necesidades básicas del hombre están cubiertas (comida, ropa, refugio, medicinas) el resto de necesidades materiales debe ser minimizado.

El mercado y el desarrollo económico


La visión del mercado y el crecimiento también dista en ambas visiones. Los enfoques occidentales tienen como objetivo maximizar los mercados hasta el punto de saturación mientras la economía budista tiene como objetivo minimizar el daño. Tienen en cuenta actores primordiales como las futuras generaciones, el medio ambiente y los pobres, que no están correctamente representados porque no gozan del mismo poder que los actores más poderosos y ricos. Es por ello que el mercado no es imparcial y no es representativo de la economía. El concepto de Ahimsa (no cometer acciones que puedan ocasionar daño a uno mismo o a los demás) urge a encontrar soluciones de una manera colectiva y participativa.

Desde el punto de vista budista, no hay nada negativo en el progreso económico, a no ser que ese progreso económico promueva el apego a los bienes materiales y la avaricia. El crecimiento económico que conlleva una reducción de sufrimiento es bienvenido, ya que alivia los efectos negativos de la pobreza. Lo que importa en este caso es la manera en que se genera la riqueza, si ésta se genera a través de un trabajo digno y respetuoso donde se fomenta la confianza, permite a los individuos tener una seguridad económica y poder estar libres de deudas, cuidar de sí mismos y de su comunidad. Esto lleva a desincentivar la maximización de beneficios como fin en sí mismo e impulsar la importancia de la producción a pequeña escala, local, adaptable y sostenible.

Economía enfocada en promover el bienestar


Una economía budista considera que el consumo es un medio para el bienestar humano. El objetivo se trata de maximizar el bienestar con un consumo mínimo.

El trabajo debe ser debidamente apreciado y darse con unas condiciones dignas, de manera que impulse al hombre a producir, dar lo mejor de sí mismo y desarrollar su personalidad. La liberación que supone para el hombre dejar de estar enfocado exclusivamente a maximizar sus ingresos y destinar su tiempo a largas jornadas laborales, le permite tener más dedicación a actividades que repercutan en el bienestar de la comunidad. La persona que se puede ganar la vida con un trabajo digno, puede invertir su tiempo también a fortalecer los lazos que lo unen con el resto de individuos de su comunidad. Está demostrado que la inversión en las relaciones interpersonales tiene un impacto positivo en el bienestar.

El concepto de Producto Nacional Bruto (PIB), incompleto para medir el bienestar, es sustituido por la Felicidad Nacional Bruta (FNB). Este indicador mide el bienestar y la felicidad a través de varios factores como el bienestar económico, el ambiental, la salud física y mental y el bienestar laboral, social y político.

“Porque la cuestión no es la elección entre «crecimiento moderno» y «estancamiento tradicional». La cuestión más bien radica en encontrar el camino correcto de desarrollo, el Camino Medio entre la negligencia materialista y la inmovilidad tradicionalista. En pocas palabras, encontrar «Los Medios Correctos de Subsistencia»” E. F. Schumacher

Teniendo en cuenta la época en que las ideas de Schumacher fueron planteadas, se puede considerar que transmiten propuestas que en su mayoría son totalmente vigentes hoy en día como la importancia de las energías renovables, pensar más allá del PIB, promover el comercio local y una producción eficiente. En una economía budista se busca pues el consumo óptimo, no el máximo.

La manera en que experimentamos e interpretamos el mundo depende mucho del tipo de ideas que tenemos. Si las ideas son principalmente débiles, superficiales e incoherentes, la vida parecerá también insípida, aburrida, insignificante y caótica. La economía budista defiende la idea de una economía que permita al hombre desarrollar sus facultades y liberarlo del deseo de querer siempre más. Para el desarrollo de estas facultades se requiere una revalorización de lo que verdaderamente satisface al hombre y una limitación de los deseos sin sentido, donde la óptima asignación del trabajo permita estar en un equilibrio y gozar de un nivel de bienestar con lo que se tiene.

lunes, 1 de diciembre de 2014

El origen extraterrestre de la raza humana

La noción de que la humanidad fue creada por algún tipo de manipulación genética extraterrestre, de acuerdo a algunos investigadores, es la base actual de las historias de la creación, encontradas en los registros sumerios antiguos y los posteriores escritos hebreos. Esta idea es planteada en detalle en la obra del académico israelí Zecharia Sitchin, quien utiliza los registros sumerios para argumentar que el moderno homo-sapiens fue creado por seres del espacio exterior llamados "Nephilim". Él cree que los Nephilim crearon a los humanos mediante la modificación genética del homo-erectus.

En 1989, la hipótesis radical de Zecharia Sitchin avanzó a otro nivel con la publicación del libro "The Gods of Eden" (Los Dioses del Edén), apropiadamente subtitulado: "The chilling truth about extraterrestrial infiltration – and the conspiracy to keep humankind in chains" (La escalofriante verdad acerca de la infiltración extraterrestre – y la conspiración para mantener a la humanidad encadenada). El autor, un abogado californiano con el seudónimo William Bramley, recopiló las principales investigaciones anteriores sobre el tema de los "astronautas ancestrales" y las reunió con una particular visión conspiratoria de la Historia...