Las Grutas Maijishan en China

Las Grutas de Maijishan son una serie de cuevas, 194 en total, excavadas en una cara de la colina Majishan en Tianshui, China. Las cuevas contienen más de 7.200 esculturas budistas con más de 1.000 metros cuadrados de murales. La construcción se inició a finales del siglo IV al crear pequeñas cuevas en la montaña de piedra arenisca de color rojo violáceo. Aunque la región ha sido víctima de muchos terremotos las cuevas se han mantenido intactas, todas ellas fueron excavadas en la superficie del acantilado de unos 30 a 80 metros por encima del suelo..

Foto: MarsmanRom (fuente Flickr)

Este tesoro artístico de 1500 años de antigüedad es una de las obras más espectaculares y asombrosas de China. Situada en la provincia de Gantsu al noroeste de china se encuentra Maijishan, una colina en cuya ladera hay excavado un curioso monumento arquitectónico de más de 90 metros de altura que consta de 194 cuevas y más de mil metros cuadrados de murales tallados por monjes budista y numerosos artistas procedentes de la cercana Ruta de la Seda.


Su construcción se realizó a lo largo de catorce siglos, desde comienzos del siglo V hasta principios del XX; un periodo de tiempo que comprende doce dinastías, por lo que, al recorrer sus numerosas pasarelas y cuevas, el visitante puede admirar la evolución y la influencia de diferentes tendencias y técnicas artísticas.

Foto: Green99 (fuente Flickr)
El Buda que más se repite en las esculturas de Maijishan es Amitābha, que suele ir acompañado por dos bodhisattvas (seguidores de Buda): Mahasthamaprapta a su izquierda y Avalokitesvara a la derecha. Las escaleras que permiten recorrer el impresionante entramado artístico fueron construidas originalmente en madera pero en la actualidad y por razones de seguridad, son de hierro.

Se desconoce dónde se hicieron las esculturas, y la forma en que fueron transportadas hasta el lugar sigue siendo un misterio. Aunque algunas esculturas están talladas en piedra arenisca, la mayoría están hechas de arcilla a la que se le añadió algún tipo de agente aglutinante que ha permitido su conservación a lo largo de cientos de años.

Fotos: Shizhiao (Fuente Wikimedia)

Los trabajos de preservación y restauración, realizados por los monjes y financiados en su mayoría por importantes comerciantes chinos, han permitido que las estatuas sigan estando, a pesar de su antigüedad, en muy buenas condiciones.

Bruno Navarro