Entradas

La rebelión Nefilim y el origen de nuestra Raza

El Crómlech de los Almendros, la ciudad dormida