La divina sensualidad del arte indio

A principios del verano de 1819, cazadores británicos perdidos en las áridas montañas de los Ghats occidentales hicieron un descubrimiento accidental notable.
Persiguiendo un tigre por la remota y estrecha ladera de un río, los cazadores tropezaron con lo que pronto fue reconocido como una de las grandes maravillas de la India: las cuevas pintadas de Ajanta.

Treinta y un cuevas excavadas en un anfiteatro de roca sólida en cuyas paredes se encuentran las pinturas más antiguas y bellas del arte budista. Las más antiguas datan del segundo siglo antes de Cristo, la edad de oro de la pintura india. Junto con los frescos de Pompeya, Ajanta representa la mayor galería de imágenes que sobrevivieron desde el mundo antiguo y la representación más amplia que tenemos de la vida clásica civilizada.



Los murales de Ajanta cuentan las historias de Jataka sobre la vida de Buda en imágenes de suprema elegancia y gracia. Los artistas produjeron imágenes que sutilmente exploran una amplia variedad de situaciones humanas, desde la renuncia ascética a través de retratos de Bodhisattvas compasivos de belleza de otro mundo, hasta escenas más terrosas de coqueteo cortesano en amplios jardines de placer perdidos en India.


Monasterios con decoración sensual

Aunque las imágenes fueron supuestamente destinadas a un público monástico, la imagen de Buda tiende invariablemente a no mostrarlo en su medio monástico, después de su conversión, sino en el ambiente cortesano en el que se crió. Aquí, entre hermosos príncipes y nobles, princesas de piel oscura languidecen amor, mientras niñas y cortesanas de imponentes pechos bailan desnudas, excepto por sus joyas y fajas, en medio de los jardines del palacio y los edificios de los tribunales.

Estas mujeres se ajustan bastante a las ideas de la belleza femenina propagada por el gran dramaturgo del siglo V Kalidasa, quien escribe sobre hombres suspirando frente a los retratos de sus amantes, esforzándose para encontrar las metáforas adecuadas para describirlos.

"Reconozco su cuerpo en liana; la expresión de gacela asustada en sus ojos; la belleza de su rostro en el de la luna, sus trenzas en el plumaje de los pavos reales (...) ¡Ay amiga tímida, ninguna cosa se compara a ti".
Como dijo el gran historiador del arte indio Vidya Dehejia, "no se asociaban a la idea de que este tipo de imágenes sensuales pueden generar pensamientos irreverentes, sino que las asociaciones establecidas parecen haber acentuado el crecimiento, la prosperidad y los buenos augurios".

"Es por eso que los monasterios de Ajanta se llenaron de imágenes de bellas mujeres, porque ante los ojos de los monjes, esta decoración era completamente apropiada". Tenía 18 años cuando visité por primera vez estas cuevas, lo que me dio una pausa para la reflexión. ¿Por qué un monasterio construido por monjes budistas, célibes, fue decorado con imágenes de hermosas mujeres cortesanas con pechos desnudos?
Luego de una pausa de 30 años, volví hace pocos días. Y una vez más el mismo pensamiento atravesó mi mente.

En el mundo cristiano era Cuaresma, temporada de la autodisciplina y autoprivación, pero ahí estaba yo en medio de una comunidad monástica célibe que había elegido voluntariamente vivir el camino ascético austero en una pequeña cueva, y sin embargo tomaron la decisión deliberada de cubrir las paredes de sus templos con imágenes de atractivas y voluptuosas mujeres.

No soy el único sorprendido. Los occidentales que vienen a India siempre se han desconcertado al encontrarse con un conjunto muy diferente de actitudes sensuales y su relación con lo sagrado.
Aquí se considera totalmente adecuado cubrir las paredes de un templo con parejas copulando gráficamente.

Templos "pecaminosos" para el cristianismo

El cristianismo, por el contrario, siempre ha visto el cuerpo humano como esencialmente pecaminoso, lujurioso y vergonzoso, el vehículo contaminado del alma perecedera, algo que tiene que ser domesticado y disciplinado. Un obstáculo carnoso para la salvación.

Hace una década recuerdo haber pasado otra Cuaresma en los austeros monasterios coptos del desierto de Egipto. Fue aquí, en los últimos días del Imperio Romano, donde se formularon las primeras doctrinas cristianas sobre la pecaminosidad inherente al cuerpo humano. En oposición al amor romano clásico por la sensualidad, los primeros monjes cristianos se dispusieron a mortificar sus cuerpos y luchar contra todas las tentaciones de la carne.

Sólo desafiando los impulsos y sacándolos fuera del cuerpo, según la creencia de los monjes coptos, se puede llegar a la perfección. Somos polvo y en polvo nos convertiremos. Y estas actitudes no han abandonado del todo la tradición cristiana occidental. Para los colonos británicos coloniales, la obsesión del arte de India con el cuerpo sensual de alguna manera bloqueó la apreciación del arte indio.

La escultura india fue considerada inmoral y el contacto con ella podía infectar la sensibilidad moral, se creía. Ya en el siglo XVII los viajeros europeos se quejaban sobre los templos llenos de "mucha inmodestia, fornicación de estilo pagano y otras abominaciones (...) [y] llenos de figuras lascivas de monstruos, donde uno no puede entrar sin horrorizarse". Incluso en el libertino siglo XVIII un caballero se quejó de que "las figuras de dioses y diosas se muestran en posturas tan obscenas, que hasta las ninfas de Covent Garden estarían contrariadas para imitarlos" .

Lo sensual es lo sagrado

Pero los indígenas precoloniales no asociaban a las mujeres con el pecado y en las voluminosas escrituras indias no hay ninguna Eva. Las mujeres no se asociaban con la tentación, sino que con la fertilidad, la abundancia y la prosperidad y hay un reconocimiento abierto de la sexualidad como una ruta a lo divino.

"En los brazos de su amada, el hombre olvida al mundo entero, lo de adentro y lo de afuera", afirma el Brihadaranyaka Upanishad. "De la misma manera, el que se abraza a sí mismo no conoce ni lo de adentro ni lo de afuera". Por esta razón, a lo largo de su larga historia, el arte de India -visual y literario- ha celebrado constantemente la belleza del cuerpo humano. De hecho toda la tradición del yoga tenía por objeto perfeccionar y transformar el cuerpo, con el fin, entre sus principales adeptos, de hacerlo trascendente, omnisciente, incluso divino.

El cuerpo, en otras palabras, no es un apéndice contaminado que debe ser azotado hasta la sumisión, sino un potencial vehículo de la divinidad. En esta tradición, lo sensual y lo sagrado no se oponen. Ellos son uno, y lo sensual es visto como una parte integral de lo sagrado. Los dioses siempre se representan como sobrehumanamente hermosos, porque si la imagen no era hermosa, entonces los dioses no se convencerían de habitar la estatua. Esta obsesión con la belleza del cuerpo humano sobrevivió a oleadas de invasiones, y a la llegada del Islam al el sur de Asia.

De hecho a principios del siglo XVIII vemos imágenes explícitas del emperador Muhammad Shah "Rangila " haciendo el amor con su amante. No fue, por tanto, la época islámica la que llevó a la ruptura dramática con las tradiciones sensuales en India.

Ruptura

Esa ruptura ocurrió durante el período colonial, con la llegada de misioneros cristianos en el siglo XIX. En reacción a las diatribas británicas sobre " la inmoralidad hindú " una nueva generación de reformadores hindúes educados en Reino Unido comenzó a criticar y reexaminar sus propias tradiciones.
Surgió un movimiento que instó a las mujeres hindúes a cubrirse y la castidad y la modestia fueron elevados como los atributos ideales de la feminidad hindú.

Hoy en día existe mucha vergüenza y negación sobre el papel de lo erótico en la India premoderna. Cuando se le preguntó a un exministro de Salud sobre la crisis del SIDA en India hace algunos años, éste declaró que las tradiciones nativas de India de la castidad y la fidelidad fueron más efectivas que el uso de condones.
Más recientemente, en diciembre pasado, el Tribunal Supremo de India confirmó una ley que tipificaba como delito las relaciones homosexuales, asegurando, nuevamente, que éstas estaban en contra de la tradición india. El ministro y el juez al parecer nunca habían oído hablar del Kama Sutra o visitado los templos eróticos de Khajaraho. Mucho menos se adentraron en la rica tradición cortesana de la poesía amorosa lesbiana rajastaní.

Para mí este interesante choque de percepciones deja muchas lecciones. Todos estamos culturalmente programados, tal vez de manera especial, en materia de sexo y sensualidad. Suponemos que muchos de nuestros valores son universales, cuando en realidad son muy subjetivos y personales. También nos muestra lo fácil que proyectamos los valores morales de hoy en el pasado.

Suponemos que los monjes budistas desaprueban y evitan las imágenes sensuales, pero la sensualidad descarada del arte budista temprano en Ajanta y otros sitios es abrumadora. Si la historia en general y la historia del arte en particular tienen algún valor más allá del entretenimiento y nos ofrece lecciones y ejemplos del pasado, es tal vez para liberarnos –tal como los viajes- de la tiranía de nuestros propios valores culturales y hacernos conscientes de lo contingentes y limitados por el tiempo, la cultura y la geografía que muchos de nuestros prejuicios son en realidad.