La Torre de Babel, mucho más que una leyenda bíblica

La Torre de Babel es una ilusión bíblica, pero constituye la fábula que relata el orgullo y soberbia del hombre, y de un dios iracundo, tal vez vengativo. Esta edificación clave en la Biblia, lo es también para el inicio de la difusión de lenguas en medio de un mar de confusión y el fenómeno llamado comunicación.

Solamente una vez fue mencionada en la Biblia, un libro considerado ‘sagrado’ por muchas instituciones y sociedades como la Iglesia Católica, Testigos de Jehová y hasta por la Francmasonería; es la leyenda de la Torre de Babel...

Autor: Pieter Brueghel el Viejo. 1563.



La tradición cuenta que en un principio sobre la Tierra, sólo se hablaba un único idioma, entendiendo que éste era de carácter universal. Los hombres (supuestamente del pueblo hijo de Noé) habían emigrado a Oriente, encontrando la llanura de Senaar, estableciéndose ahí. Fue entonces cuando empezaron a planear la edificación de una ciudad y de una torre que fuera muy alta, que pudiera tocar el cielo y que los hiciera famosos.

Para la gran edificación realizaron ladrillos y no ocuparon piedras como se acostumbraba, utilizando betún en vez de argamasa; cocieron los ladrillos al fuego y empezaron la construcción de la torre. Era un acto de ambición y soberbia, de querer pasar sobre su dios, Yahvé.

Yahvé, el dios de los hombres terrenales y creador del universo, descendió a Senaar; parecía estar muy enojado. Observó la torre aún sin terminar y dijo: “He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje, de modo que no se entiendan los unos con los otros”.

En ese momento se interrumpió la construcción de la torre y la ciudad, Yahvé había desatado su furia confundiéndolos con diferentes lenguas. Les demostró que nadie tenía más autoridad que él.

¿Por qué sé llamó Torre de Babel? La palabra Babel tiene una etimología clara y concisa. Deriva del verbo hebreo ‘balbál’ y que significa confundir. Por esa razón a la torre se le nombró así, pues sería ahí donde Yahvé confundiría las lenguas de todos los hombres del planeta y los esparciría sobre éste.

La Torre de Babel representa la difusión de las más de 7000 lenguas existentes en el mundo y el inicio de la comunicación como un fenómeno humano persistente hasta la actualidad. Involucra también el pecado de la soberbia de querer ser como Dios e invita a divagar la opción de que nos encontremos ‘gobernados’ por un dios vengativo.

En otra definición etimológica, Babel significa ‘Puerta de Dios’. La torre es helicoidal y dibuja un camino entre la realidad y concreto (la tierra), y lo trascendente y utópico (el cielo). La leyenda de Babel se encierra en una metáfora que significa la curiosidad del hombre por conocer a Dios.

La Torre de Babel es la cuna de la comunicación, un mundo de controversia lingüística y VAVEL.com, el proyecto iniciado por Javier Robles en el año 2009, debe su nombre a ella en un pequeño homenaje a esta mítica edificación utópica que los hombres construyeron para tratar de alcanzar el cielo. La Torre de Babel es mucho más que una simple leyenda.