Descubren una tumba maya que contiene historias sobre la 'dinastía de la serpiente'

Un equipo arqueológico de la Universidad del Norte de Arizona, EE.UU., y del Instituto de Arqueología de Belice ha descubierto la primera tumba real del yacimiento maya de Xunantunich, una de las más grandes de esta civilización en Belice...





La tumba regia ha sido excavada en un edificio conocido como ‘Estructura A9′ en Xunantunich. En la base de la escalinata del edificio se han descubierto dos escondrijos con ofrendas y a mitad de la escalera se encontraba la tumba con los restos de un individuo adulto. Tenía entre 20 y 30 años de edad y 'los análisis preliminares de los restos indican que era un hombre, de complexión atlética y bastante musculoso', apunta Jaime José Awe, el director de las excavaciones. La momia estaba acompañada de 36 vasijas de cerámica, trece cuchillas de obsidiana y huesos de jaguar.

"Una característica única de esta gran tumba es que fue construida a la vez que el edificio que la custodiaba. Por lo tanto, el templo fue erigido para cubrir la tumba, que es una práctica más habitual para la civilización egipcia, pero totalmente inusual en la arquitectura maya", asegura Awe.

Sin embargo, más importante aún que la tumba es el hallazgo de dos paneles con jeroglíficos mayas que hablan sobre la llamada 'dinastía de la serpiente' —una familia que gobernó el imperio maya hace 1.300 años con la cabeza de una serpiente como emblema—. 



El epígrafo del equipo, Christophe Helmke, de la Universidad de Copenhague en Dinamarca, dice que los paneles cuentan sobre las conquistas del Señor K’an II, regente de la ancestral ciudad de Caracol, ubicada a 41 kilómetros al sur de la tumba. Asimismo, también revelan la existencia de otro soberano de la misma dinastía de la serpiente, un tal Waxaklajuun Ubaah K’an, que probablemente gobernó alrededor del 635 d.C.

Los eruditos han sugerido que probablemente se trate de dos herederos al trono —posiblemente hermanos— disputándose la corona. "Esto significa que hubo dos contendientes al trono, ambos portando el mismo título dinástico, nombrado en los paneles como Kanu’l Ajaw, ‘Rey del lugar donde abundan las serpientes’", dice Helmke a The Guardian. 

Con la ayuda de estos paneles llenos de jeroglíficos, los investigadores esperan conocer nuevos datos sobre la dinastía de la serpiente. Juntar todas las piezas sobre la historia de esta familia de la nobleza maya, también podría ayudar a echar algo de luz sobre la caída de esta misteriosa civilización mesoamericana.