La Epifanía un legado español que perdura en Ámerica

La celebración de la llegada de los Reyes Magos es una tradición navideña española que se celebra cada seis de enero con enormes y espectaculares cabalgatas en todas las ciudades, pueblos y aldeas del país, grandes o pequeñas, donde se reparten dulces y regalos siendo los niños quienes más disfrutan...




La celebración tiene su origen en el Nuevo Testamento, donde se cuenta que los Reyes Melchor, Gaspar y Baltasar viajaron toda la noche desde los confines más remotos de la Tierra para traer regalos al Niño Jesús, a quien reconocían como el Hijo de Dios.

En España son los tres Reyes Magos quienes traen regalos a los niños por la noche, por ello con ilusión les preparan la visita dejando algo de comida y bebida para reyes y camellos, mientras tanto los niños se van temprano a dormir. La noche mágica se cierra con otra tradición española de Navidad: el típico desayuno con Roscón de Reyes, un pastel circular decorado con frutas que simbolizan las piedras preciosas que adornaban la elaborada ropa del trio Real.

​En 1885, el Gobierno de España convocó a una cabalgata para honrar esta festividad tan especial, y muchos en países de Latinoamérica han adaptado esta tradición a la que llaman “bajada de reyes” o “Día de Rosca de Reyes”. No obstante para iniciar este artículo, empezaremos por un rey y santo, el más antiguo y de origen popular y al que los niños piden sus juguetes pues se distingue por tener mayor generosidad que los demás: Basaltar.


San Baltasar y la iglesia católica

En tiempo de la colonización española, este día era de asueto para los esclavos negros que salían a las calles a bailar al ritmo de sus tamboras. Esto origina el nombre de Pascua de los Negros con el que aún conocido en algunos países como en Chile o Paraguay donde la comunidad Afro paraguaya celebra el día de su santo San Baltasar.

San Baltasar o Santo Cambá (siendo kambá: ‘negro, morocho’, en idioma guaraní) es un santo venerado en Argentina, basado en el rey mago Baltasar, perteneciente a la creencia popular. Su culto se practica en la zona del Litoral: Corrientes, Entre Ríos, este del Chaco y Formosa. Se mantienen prácticas musicales y religiosas de raigambre afromestiza, algunas de las cuales tienen antecedentes en la antigua Cofradía. Este culto se practica de manera paralitúrgica, pues para la Iglesia católica San Baltasar no está canonizado.

Los 'negros' eran esclavos que llegaron a tener una proporción en la población de casi el 20 por ciento a finales del siglo XVIII y principios del XIX. La mayoría llegó de contrabando desde Brasil desde época muy temprana. Los lugares donde vivían los negros fueron los cambacuás. Julio Cossio fue el último líder de la nación negra en la ciudad de Corrientes (Argentina). Estos negros se mestizaron y subsumieron dentro de un proceso de mestizaje fuertemente definido en lo cultural, muy influenciado también por la herencia guaraní. Este es un fenómeno típico de Corrientes, el de un mestizo que en la etapa colonial pasó rápidamente a ser la parte más numerosa de la población.



San Baltazar es un santo negro tomado del cristianismo, uno de los tres Reyes Magos al verse reflejados con el rey mago semita de piel oscura que convierten en santo, como ha pasado muchas veces en casi toda América. El culto llegó desde Brasil, se cree que desde Río Grande do Sul con los esclavos. La fiesta popular más importante que tenía Corrientes –que competía con la fiesta de la Virgen de Itatí– fue San Baltazar hasta mediados del siglo XX. Era una expresión religiosa de nacimiento espontáneo, típicamente popular.

La Iglesia Católica es una entidad inteligente y versátil, y es capaz de ir asimilando todas las manifestaciones que en principio considera paganas, cosas no admitidas por la religiosidad no oficial pero que terminan admitiéndolas por una cuestión de convocatoria. Eso ha pasado con San Baltazar. En un momento era una manifestación lejana de la ritualidad eclesial. Cada 6 de enero celebraban la llegada de San Baltazar y no se limitaba a ser la fiesta de los negros, era la fiesta más numerosa de aquella cultura muy rural que existía en Corrientes. En la provincia existen actualmente numerosas capillas hogareñas dedicadas al culto del San Baltazar. El 6 de enero comenzaban con una procesión con estandartes en la que participaba muchísima gente a caballo, carruajes, promeseros vestidos de amarillo y rojo, familias con chicos que vienen de los campos con sus vestimentas más lujosas. Entonces comienza el gran baile y la gran comilona de San Baltazar. Con el tiempo comenzó a intervenir la Iglesia.



Los 'Reyes' en América Latina

Las celebraciones del 6 de enero son un día festivo solo en algunos países de Hispanoamérica como México, Puerto Rico, Paraguay, Uruguay y Colombia, en menor grado en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela.

En los países de tradición católica se adoptó la costumbre de celebrar al mismo tiempo el día de la Epifanía el 6 de enero y la festividad de los Reyes Magos, conjugándose así la manifestación de Jesús al mundo no judío. Poco a poco, se fue olvidando el significado verdadero de la palabra epifanía y la convirtió en un sinónimo de adoración de los Magos.

La fiesta en honor a los Reyes Magos, se festeja con un día de anticipación, por ejemplo en Ixhuacán de los Reyes, (México) realizan danzas, bailes populares, carreras de caballos peleas de gallos, jaripeo, cabalgata y un torneo de cintas, incluso hay eventos deportivos como torneos de pesca, canotaje, remo, carreras de bicicletas y motos, encostalados. En México la elaboración y compartir con amigos y familia la llamada “Rosca de Reyes” se ha convertido en parte de las celebraciones navideñas. Según la tradición se esconde un niño en el pastel o rosca de reyes, y quien lo encuentre deberá organizar la celebración el próximo año y preparar la rosca de reyes para todos los invitados.

La tradición dice que estás obligado a invitar a tus amigos a atole y tamales el día de la Candelaria (en México). Este día se celebra 40 días después de la Navidad, el 2 de Febrero, esta fiesta marca el final del periodo navideño, y se conmemora el día en que el Niño Jesús fue presentado en el Templo por sus padres, según la costumbre Judía.




En Puerto Rico, la más grande celebración de las fiestas navideñas se concentraba principalmente en el 6 de enero, donde la identificación de los miembros que componen el trío es distinta a la de la tradición europea. Se desconoce claramente las razones del fuerte arraigo de la Fiesta de los Reyes Magos en Puerto Rico, aunque se consideran varias teorías. La primera de éstas sostiene que el 6 de enero es la fecha en que supuestamente se celebró la primera misa en América, tradición que con el tiempo pudo haber caído en el olvido. Puede ser igualmente posible que proceda de una fiesta similar a la fiesta de los Diablillos, celebración carnavalesca española en la que se representaba al bien y al mal mediante diversos personajes, y que fue documentada por el estudioso cubano Fernando Ortiz, quien indica que esta festividad era celebrada particularmente por la gente de piel negra, quienes el día de Reyes, podían pasear libremente y pedir limosnas de casa en casa vestidos de diablillos para que no fuesen reconocidos.

En Colombia aunque se reconoce como el Día de Reyes, el 6 de enero no tiene ningún significado particular en la república de Colombia, puesto que la entrega de regalos de Navidad se realiza el 25 de diciembre, en nombre del niñito Jesús. Sin embargo, como por lo general es día festivo, el mismo sirve como pretexto para finalizar la temporada con alguna actividad especial las festividades del año anterior. En algunas partes de Colombia, se convoca a una gran fiesta en la que todos se lanzan maicena.  Con más de seis años de tradición, el barrio bogotano Egipcio mantiene la costumbre de festejar en vivo la llegada de los Reyes Magos por una iniciativa local que tiene el respaldo de la parroquia del sector. Además se realiza una misa campal a cargo del párroco de la comunidad, en donde también se celebran actividades deportivas, culturales y gastronómicas que cada año logran reunir cerca de 10 mil personas.



En Venezuela en muchas regiones se hace una representación teatral donde se recrea el pesebre de Belén, los personajes emulan a la virgen María, San José y el niño Jesús, acompañados con una legión de noveles ángeles, que son visitados por los reyes, cargados de presentes. Cada 5 de enero, los niños antes de dormir colocan los zapatos en las puertas de sus habitaciones para que los Reyes depositen sus presentes allí. En Venezuela, se tiene la creencia de que los Reyes Magos son ricos y dadivosos, por lo que además, depositan dinero entre sus presentes.

En Uruguay los Reyes Magos acostumbran llegar con regalos para los niños que retoman la tradición de dejar un zapato a la vista para hacerse presentes entre dichos “monarcas”, mientras que en Paraguay la principal celebración del día se ubica en San Lorenzo y Fernando de la Mora, donde viven los descendientes de los soldados negros que acompañaron al prócer uruguayo José Gervasio Artigas en su exilio del país. Cada 6 de enero, estas familias rinden culto a San Baltazar y cuenta con el ballet “Kambá Kuá”, que después de las celebraciones religiosas realiza danzas afroamericanas al ritmo de tambores.


Fuentes: Wikipédia-CasaAmérica-Solocorrientes-