Ooparts: auténticos objetos fuera de lugar

Se conoce como Oopart ("out of place artifact", literalmente "artefacto fuera de lugar") a los objetos y artefactos de interés histórico que se encuentran fuera de su contexto temporal, es decir, desafían a la cronología histórica generalmente aceptada al ser objetos "demasiado avanzados" para el nivel de civilización existente en ese momento...



El término "Oopart" (acuñado por el biólogo y escritor de literatura fantástica Ivan T. Sanderson) es referenciado habitualmente por ufólogos, criptzoólogos, investigadores de lo paranormal y diversas pseudociencias. Debido a esto, tiene cierto desprestigio entre la comunidad científica, y es raramente utilizado por los historiadores y científicos.

Los defensores de la autenticidad de los Ooparts utilizan estos artefactos para refutar sus teorías. Éstas abarcan desde poner en duda la cronología científica o la teoría de la evolución, hasta la defensa de la teoría de los antiguos astronautas (una hipótesis sin base científica que sostiene que seres extraterrestres han visitado el planeta Tierra en el pasado ayudando al desarrollo de la civilización), o la existencia de antiguas civilizaciones muy avanzadas tecnológicamente y que aún no han sido descubiertas.


La mayoría de científicos e historiadores, muy críticos con estas teorías, sostienen que en realidad la mayoría de los Ooparts no son en realidad "artefactos fuera de lugar". O bien se trata de falsificaciones, de objetos que no fueron correctamente datados, o bien en un pequeño número de casos, de artefactos reales que tienen una explicación razonable, siendo calificados como Ooparts debido al poco conocimiento sobre esa antigua civilización. 

Independientemente de sus seguidores y detractores, lo cierto es que entre la larga lista de artefactos considerados como Ooparts encontramos todo tipo de objetos. Desde artefactos que fueron rápidamente desacreditados, meras falsificaciones, a incluso algunos Ooparts auténticos que la ciencia ha podido demostrar su veracidad. Para muchos de ellos aún no se ha podido encontrar una explicación razonable, siendo el grupo más numeroso, los Oopart sin determinar.

Penique de Maine

El penique de Maine


El penique de Maine, también conocido como Moneda Goddar, es una moneda de plata de origen noruego que data del reinado de Olaf Haraldsson (Olaf Kyrre), Rey de Noruega durante el siglo XI. Fue hallada en 1957 por el arqueólogo amateur Guy Mellgren en el sitio arqueológico denominado "Goddard Site", en el Estado de Maine (Estados Unidos). La importancia del penique de Maine como Oopart radica en que fue encontrado en un antiguo asentamiento de los indígenas americanos, lo que implicaría que los vikingos tuvieron contacto en el continente americano con los pueblos nativos americanos, en alguno de sus viajes a América anteriores a Colón. 

El sitio de Goddar está datado entre los años 1180 y 1235, época en la que se encontraban en circulación este tipo de peniques. La fecha es doscientos años posterior a los viajes de Vinland (Vinlandia) realizados por el rey Leif Eriksson en torno al año 1000 y descritos en las Sagas Nórdicas, lo que significa que está dentro del período durante el cual los vikingos llegaron a Groenlandia y la Isla de Terranova, visitando también probablemente Norteamérica.

Aunque no todos los historiadores comparten esta teoría, la autenticidad del penique de Maine no se pone en duda, estando confirmado que se trata de una verdadera moneda vikinga de la época del rey Olaf Kyrre. El propio Museo Estatal de Maine considera esta moneda como la evidencia de que los vikingos estuvieron en el continente americano, aunque también abre la hipótesis de que fuera obtenida por los nativos americanos en algún otro lugar y que llegara hasta el emplazamiento de Goddar a través del comercio entre los propios nativos. (Maine Penny - Maine State Museum)



El mapa de Piri Reis


El mapa de Piri Reis es un mapa del mundo compilado en 1513 por el almirante y cartógrafo otomano Piri Reis. El mapa muestra con una razonable exactitud las costas occidentales de Europa y África del norte y la costa de Brasil. En él también se representan varias islas atlánticas, incluyendo las Islas Azores y las Islas Canarias, así como la mítica Isla de Antillia. Del mapa original, se ha conservado aproximadamente un tercio del planisferio.

La importancia del mapa radica en que demuestra la extensión de la exploración europea del Nuevo Mundo en 1510. Piri Reis indicó que como fuentes había utilizado un mapa de Cristóbal Colón de 1501, varias fuentes árabes, cuatro mapas indios procedentes de los portugueses y una fuente que denominó "los antiguos reyes del mar" que según algunas teorías podría hacer referencia a que Piri Reis se basó en antiguos mapas procedentes de la Biblioteca de Alejandría. 

Otro de los grandes misterios del mapa es la tierra que se representa en la parte inferior y que ha sido identificada en varias ocasiones como la Antártida, un continente que aunque ya se presuponía su existencia desde la antigua Grecia, no fue oficialmente descubierto hasta 1820. Para la mayoría de los historiadores, la tierra que se aprecia en la parte meridional del mapa corresponde a la costa patagónica y su deformidad se debe a la falta de espacio del autor en la piel de gacela donde se realizó el mapa. 

Si se descarta que sea la Antártida lo que se representa en el mapa, la explicación lógica es que se trate de la parte sur de la región de la Patagonia. Sin embargo esto implica también que el Mapa de Piri Reis es un auténtico Oopart, ya que en él aparecería claramente dibujado el Cabo de Hornos, una zona geográfica que en 1513 aún no había sido descubierta, y no sería hasta seis años después que Fernando de Magallanes atravesaría navegando el estrecho que ahora lleva su nombre.

Actualmente, el mapa de Piri Reis se encuentra en la Biblioteca del Palacio de Topkapi en Estambul, Turquía, aunque rara vez se muestra al público. (Piri Reis Map of 1513)



Mecanismo de Anticitera


Probablemente el Oopart más importante hallado hasta ahora que se ha podido acreditar su autenticidad sea el denominado Mecanismo de Anticitera. Se trata de una antigua computadora analógica utilizada para predecir posiciones astronómicas y eclipses con fines calendarios y astrológicos, así como las Olimpiadas y los ciclos de los Juegos Olímpicos antiguos.

El artefacto fue recuperado el julio de 1901 cerca de la isla griega de Antikythera. El mecanismo de Anticitera es un complejo mecanismo de reloj compuesto por más de 30 engranajes de bronce que se cree fue diseñado y construido por científicos griegos. El instrumento se ha fechado entre el 205 y el 100 a.C.

Denominado como el primer ordenador analógico conocido, la calidad y complejidad de la fabricación del mecanismo sugiere que tiene predecesores que aún no han sido descubiertos, realizados durante el período helenístico. Su construcción se basó en las teorías astronómicas y matemáticas desarrolladas por los astrónomos griegos, siendo creado probablemente durante el siglo II a.C. Todas sus instrucciones están grabadas en griego koiné (lengua común de la época), lo que indica que el artefacto se hizo en el mundo de habla griega.

Aunque no se han conseguido recuperar aún todos los fragmentos para recomponer el mecanismo por completo, durante años se ha podido estudiar en detalle su funcionamiento. Las conclusiones son que aunque no era muy preciso, el mecanismo de Antikythera era una genial máquina diseñada para predecir los fenómenos celestes de acuerdo con las sofisticadas teorías astronómicas de la época. Un magnífico ejemplo de una historia perdida de brillante ingeniería, y sin duda una de las grandes maravillas del Mundo Antiguo.

Para entender la importancia del Mecanismo de Anticitera, los historiadores señalan que después de que el conocimiento de esta tecnología se perdiera en algún momento en la antigüedad, los artefactos tecnológicos que se acercan a su complejidad y mano de obra no volvieron a aparecer hasta el desarrollo de relojes mecánicos astronómicos en Europa en el siglo XIV.

Todos los fragmentos conocidos del mecanismo Antikythera se conservan actualmente en el Museo Arqueológico Nacional, en Atenas. (The Antikythera Mechanism Research Project)

Reconstrucción mecanismo de Anticitera


Fuente : Documentalium